miércoles, 13 de febrero de 2013

¿Se quedará la sanidad concertada de Cataluña sin convenio colectivo?


Mientras el mundo se hacía eco de la difícil situación de la economía española, Rajoy se fumaba un puro en Nueva York y el Gobierno condecoraba a la Virgen del Pilar, en CCOO estábamos trabajando. La Federación de Sanidad de CCOO de Cataluña convocó una asamblea de delegados de la Red Hospitalaria de Utilización Pública (XHUP), donde están representados todos los centros (públicos y privados) de la sanidad concertada, para explicarles la necesidad de firmar un acuerdo que iba a aumentar la jornada en todo el sector.


Cuando en 2012 se reanudaron las negociaciones del Convenio de la XHUP, la representación patronal planteó como condición previa la necesidad de llegar inmediatamente a un acuerdo sobre la jornada anual, ya que la Ley de presupuestos generales del Estado de 2012 había establecido que “la jornada general de trabajo del personal del Sector Público no podrá ser inferior a treinta y siete horas y media semanales de trabajo efectivo de promedio en cómputo anual”, que según los cálculos de la patronal, eran 1.709 horas. Haciendo unos cálculos más “generosos” podían llegar hasta las 1.688 horas. El convenio de aplicación establece una jornada de 1.620 horas

La postura de CCOO fue aceptar un acuerdo de incremento de jornada hasta las 1.647 horas efectivas, que era la equivalencia hecha en la Administración General del Estado, siempre que la patronal se comprometiera a no hacer ningún expediente de regulación de  empleo justificado por el incremento de jornada y a mantener el porcentaje de jornada del personal con contratos a tiempo parcial para que no perdieran retribuciones. La patronal aceptó la propuesta pero no fue posible el acuerdo porque los otros sindicatos presentes en la Comisión Negociadora (UGT y Metges de Catalunya) no aceptaron. El presidente de la Comisión Negociadora, José Antonio Gómez Cid, realizó un gran trabajo y hasta el final hizo todo lo posible para que se llegara a un acuerdo; en un último intento ofreció una mediación que UGT y MC rechazaron. La negociación del Convenio quedó suspendida y aún no se ha reanudado. Era el 3 de octubre de 2012.

A pesar de ello la representación patronal presentó una solicitud de mediación ante la Dirección General de Relaciones Laborales de la Generalitat de Catalunya. Su director, Ramon Bonastre, mantuvo una reunión con CCOO el 23 de octubre en la que dijo que a este asunto, por la importancia que tenía ya que afectaba a la mitad de la sanidad pública de Cataluña, le daría un trato absolutamente prioritario. Ramon Bonastre convocó el acto de mediación el 13 de diciembre, casi dos meses después, tiempo suficiente para que las escasas posibilidades de éxito de la mediación desaparecieran. La mediación acabó sin acuerdo. El 25 de noviembre había elecciones al Parlament de Catalunya y el señor Bonastre no podía convocar una mediación en la que se escenificara un conflicto en plena campaña electoral. En esta negociación la responsabilidad de CCOO no fue correspondida por el Govern de la Generalitat que hizo lo posible para retrasar la mediación para que no perjudicara sus intereses electorales. Ramon Bonastre fue ascendido después de las elecciones y hoy es secretario de empleo y relaciones laborales. No ha sido impedimento para este nombramiento ni para el anterior que en su día fuera condenado por  malversación de caudales públicos. También fue indultado. 

Para este año las empresas públicas del sector han empezado a distribuir los calendarios laborales con una jornada anual de 1.688 horas. Sensiblemente superior a la se podía haber pactado y sin ninguna de las garantías que se habían conseguido en la negociación.

Las negociaciones siguen suspendidas. El Convenio de la XHUP está en situación de ultraactividad desde el 1 de enero de 2009. Como consecuencia de la última reforma laboral, en julio de este año el Convenio perderá su vigencia. Nadie sabe lo que esto significa; mejor dicho, hay muchos especialistas en derecho laboral que están seguros de lo que esto significa, pero para cada uno de ellos significa una cosa distinta. Es una de las ventajas de nuestro alambicado derecho laboral: gracias a él muchos sabios tienen trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario