miércoles, 19 de noviembre de 2014

Lo confieso: soy un neoliberal


Neoliberal es el adjetivo que suele utilizar la Verdadera Izquierda para etiquetar a todo aquel que cuestiona sus dogmas.

La Verdadera Izquierda se caracteriza por defender firmemente unas ideas completamente desvinculadas de la realidad; esto tiene una ventaja: las ideas de la Verdadera Izquierda nunca pasan de moda. Sus adeptos son gente de firmes principios, los cambios no les afectan y, por ello, sus convicciones se han mantenido inmutables desde tiempo inmemorial. No es de extrañar que no hayan hecho ninguna contribución destacable a los derechos de los ciudadanos y al progreso social. No hay indicios de que esto vaya a cambiar en los próximos decenios.

El adjetivo neoliberal en boca de la Verdadera Izquierda cumple dos funciones básicas. En primer lugar, permite zanjar debates sin necesidad de argumentar. Para rebatir una idea que contradice alguno de los postulados de la Verdadera Izquierda es suficiente con desacreditar a quien la defiende llamándole neoliberal. Si lo que aporta son datos, la estrategia es la misma. No importa que los datos contradigan la doctrina; se cambian, pero cambiar de opinión, nunca. Una vez identificado alguien como neoliberal, es evidente para todos los adeptos que todo lo que dice responde a los intereses del capital.

En segundo lugar, tiene una función identificativa. Cuando la Verdadera Izquierda llama a alguien neoliberal, le está diciendo al resto de la tribu: “no es de los nuestros”. A partir de este momento ya vale todo.

Así, una simple palabra contribuye a mantener la pureza ideológica de la Verdadera Izquierda o, sin ironía, de la izquierda reaccionaria.

Para ser agraciado con el apelativo neoliberal no hay que esforzarse mucho; basta con cuestionar algunos de los pilares ideológicos de la Verdadera Izquierda, hacer preguntas impertinentes, dudar, leer cosas no recomendables, simplemente leer, etc.

Yo, lo confieso, soy un neoliberal: he cometido todos esos pecados y alguno más. Me he ganado a pulso que me llamen neoliberal. En realidad, soy un liberal, pero la True Left no está para sutilezas.

3 comentarios:

  1. Es cierto, exite por desgracia mucha gente que aunque tienen estudios no ha evolucionado..y no los quiero llamar primates por respeto a mis antepasados.
    Buen articulo..como siempre..FELICIDADES
    Isabel

    ResponderEliminar
  2. Me gusta el link que consigue unir a "uno de los nuestros" con la precuela del "planeta de los simios".....sin palabras.....

    ResponderEliminar
  3. Yo tambien quiero confesar. No importa como me vean los demás, importa como me veo yo y como soy en realidad. Con quien más necesidad tengo de entenderme es conmigo misma. No cambies nunca, solo evoluciona. No estamos tan solos. Rodeados, si.

    ResponderEliminar